Seguinos en las redes sociales!

Facebook Twitter
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Hockey sobre Césped

27/07/2020

“Las Tinchas”, un ejemplo de superación, amistad y pasión por el deporte

Hace seis años un equipo de madres de jugadoras de las categorías juveniles del "Rojo" comenzaron a entrenar hockey sobre césped en la institución, muchas sin conocimiento de la disciplina. Hoy forjaron un grupo de amigas inseparables.

“Las Tinchas”, un ejemplo de superación, amistad y pasión por el deporte

El Club Atlético Talleres es una institución que tiene como compromiso fundamental la inclusión de todos los socios, reconociendo la necesidad de desarrollar acciones sistemáticas para profundizar la participación en los deportes y en la vida social y cultural de la institución, y todos sean parte de la gran familia “Roja”.

La semilla de un "equipo" de hockey sobre césped formado por madres de jugadoras de distintas categorías del CAT se gestó hace casi seis años; fue un poco un domingo al mediodía durante un Encuentro de Infantiles, y otro poco con invitaciones de mamá a mamá.

Así fue que un lunes de septiembre del año 2014 esas mamis se reunieron en el predio Toribio Ortiz. Muchas llegaron sin conocer a nadie, sin saber jugar y también sin saber qué hacían ahí. Había mamás de jugadoras de categorías Sub16, Sub14, Sub12 y infantiles que llevaron las ganas de aprender pero no tenían palo, mucho menos canilleras o protector bucal. La indumentaria era básica (calza, remera y zapatillas) y de polleritas ni hablar.

Les costó pero vencieron la vergüenza frente a un reconocido entrenador como es Martín Vich -conductor de grandes equipos- que terminó arando un campo seco para cultivar técnica y táctica básica en ese grupo. Junto con el “profe” Eduardo Masset emprendieron este desafío, más por “amor al arte” que por una cuestión económica.

Claro que como todo equipo hubo desde el arranque algunas jugadoras vistosas cuyo talento sobresalió y en los primeros amistosos mostraron sus cualidades. Pero más allá de cualquier progreso o retroceso, estas madres -que por un tiempo se entrenaron una sola vez por semana- fueron creciendo en amistad.

Esas mujeres no coincidían en la misma categoría de sus hijas, algunas sí se veían los sábados en los partidos de las nenas, pero sino se encontraban en práctica y en el WhatsApp. Bajo el nombre de “Tinchas” se creó el grupo que hasta hoy es la opción permanente de contacto para un equipo que se diversificó con los años, sin perder la esencia. Sumó integrantes a las prácticas y al círculo de amistad, creció en jugadoras y se fortaleció dentro del hockey sobre césped logrando un día más de práctica.

Muchas de estas madres y jugadoras han aportado además a Talleres desde su trabajo como incansables delegadas de las categorías de hockey sobre césped, siendo otro espacio más de encuentro para repartir anécdotas luego de las prácticas y las “juntadas”.

Si bien las lesiones, la edad, las ocupaciones y los tiempos laborales fueron causal de bajas en los entrenamientos, la amistad de veinte madres siguió por otros carriles. Las reuniones sociales por cumpleaños se transformaron en ineludibles momentos inolvidables que celebran estas amigas más allá de un 20 de julio sino todos los meses.

Durante seis años este grupo compartió un aprendizaje dentro del Toribio y también fuera de él. La fortaleza de “Las Tinchas” no está en los triunfos -porque no compite- sino en la recreación. Esa fue la identidad con la que se fundó y así sigue hasta hoy, con las clases por Zoom obligadas por la pandemia.

Además de los “fundadores” Martin Vich y Eduardo Masset, hay que mencionar entre los “profes” que pasaron por este equipo a José Accinelli y “Kuki” Larrosa y en la actualidad de la mano de Rodrigo Aguilar “El Melli” y de Candela Romero, quien de manera incansable convoca a aquellas que tienen ganas de sumarse para hacer los entrenamientos por plataformas digitales.

“Las Tinchas” son parte del Club Talleres, aprendieron a disfrutar del hockey sobre césped desde adentro y vivenciaron el deporte de sus hijas con la misma pasión que cada fin de semana las alientan.

Entre sus anécdotas sobresale el Torneo Nocturno de Mamis que disputaron tres noches de diciembre de 2015, con una debutante arquera que contó con el apoyo del equipo y su familia para una serie de penales inolvidable; un viaje en varios autos para jugar en la cancha de fútbol de Viale una noche de tormenta; amistosos con elencos de Oro Verde, Colonia Avellaneda y también de combinados de Paraná. Siempre con la diversión como premisa, sin reclamos y mucha paciencia. Así se creció en amistad, esa es la fórmula de “Las Tinchas”, un equipo que tiene mística y nombre propio.